La Gestión del Capital Humano: una tarea vital que no se puede dejar a la deriva

Las empresas y organizaciones, ya sean pequeñas, medianas o enormes multinacionales, están compuestas por productos, procesos y personas. La compenetración de estas tres aristas genera rédito, pues es la gestión efectiva de estos tres factores lo que permite el éxito corporativo.

No se puede, de ninguna manera, subvalorar el trabajo y las funciones que desempeñan los Departamentos de Recursos Humanos dentro de las compañías. En muchas latitudes del mundo, incluyendo en un alto porcentaje a la República Dominicana, se cree que lo más importante dentro de una organización son sus productos o procesos, dejando en un rincón aislado al capital humano: a las personas.

Esta visión errada de negocio ha generado, naturalmente, que alrededor del mundo se demeriten las funciones a realizar por parte de los Departamentos de Recursos Humanos.

La doctora Irene Perdomo, trabajadora de la Escuela Nacional de Salud Pública (en La Habana, Cuba), contempla que en la actualidad los altos niveles de competitividad dentro de las empresas exigen nuevas formas de compromiso, de ver los hechos, de decidir y dirigir, de pensar y sentir, así como de gestionar las relaciones humanas en las organizaciones de una forma más efectiva.

“En estos tiempos cambiantes en que los valores evolucionan rápidamente y los recursos se vuelven escasos, cada vez es más necesario comprender aquello que influye sobre el rendimiento de las personas en el trabajo”, escribió la doctora Irene Perdomo para la revista de la Escuela Nacional de Salud Pública. 

Doctora Irene Perdomo: no puede estar usted más acertada en sus afirmaciones. En CGL Consultoría en Gestión del Liderazgo, también creemos plenamente en que son las personas, dentro de las compañías, las encargadas de generar el valor agregado, el factor diferenciador que finalmente permitirá a la organización el alcance de los objetivos planteados.

¿Y cómo lo van a lograr, esos empleados, si no se sienten a gusto con su entorno? ¿Cómo exigirle a un empleado que entregue resultados, si está pasando por una situación personal complicada? ¿Cómo espero que X empleado genere valor para mi compañía, si no se siente motivado a trabajar para mi empresa?

Las respuestas a estas preguntas deben surgir de la adecuada gestión del talento humano, comandado y en cabeza del Departamento de Recursos Humanos. Es, en este punto, en que se torna fundamental la gestión del capital humano para el desarrollo de cualquier compañía. No se puede, de ninguna manera, subvalorar el trabajo y las funciones que desempeñan los Departamentos de Recursos Humanos dentro de las organizaciones.

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”. Michael Jordan.